MARACUYA

Maracuyá (P. edulis f. flavicarpa)

Originaria de América. Las condiciones climáticas de esta pasiflora son suelos sueltos de textura francoarenosa con pH de 4,5 a 5,5; a una altitud recomendada de 0 a 1.300 msnm correspondiente a una temperatura de 24 a 28 °C con precipitaciones entre 1.500 a 2.500 mm anuales (Fischer, 2010).

La fruta ofrece propiedades medicinales para el tratamiento del colesterol y en frutos maduros para el control de la presión arterial. Las hojas de la planta poseen propiedades alucinógenas, tranquilizantes, vermífugas y laxantes.

Además, la raíz es venenosa y contribuye en la acción antiparasitaria. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias por el contenido de C-glucosidos de flavona y un compuesto necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso como la serotonina que en su deficiencia podría producir patologías de depresión, comportamientos obsesivos, insomnio, migrañas y obesidad (Fischer, 2010).
Esta pasiflora es la más usada en la agroindustria, debido a sus características como el rendimiento industrial en función de sus sólidos solubles expresados como ° Brix y el porcentaje de jugo de la fruta. Además es preferido por su acidez que contribuye a disminuir el aroma de otros aditivos. Se utiliza en la industria de jugos, mermeladas, pasta, concentrados, aceites esenciales, vinos, confitería, cosmetología, aromatizante, medicinal y últimamente la exportación de frutos frescos o procesados para coctelería o para ser usados en mezclas en la obtención de nuevos sabores refrescantes.